Buscar
  • Amanda Higashino

El Toque de una Madre

Fue un torbellino de emociones la primera vez que llevé a mi recién nacido al grupo de jóvenes. Estaba tan abrumada con los cambios de pañales, el horario de alimentación y la falta de sueño, que prepararnos para nuestras actividades normales se convirtió en un pensamiento lejano. Esto me hizo sentir culpable.

También existía el temor constante de que mi bebé distrajera al grupo, por lo que me ubiqué en la esquina de la sala para esconderme. Incluso si lo intentaba, me parecía imposible involucrarme con los jóvenes, y mucho menos tener un impacto en sus vidas. Esto hizo que surgiera una pregunta dentro de mí: ¿había cambiado mi llamado en el ministerio por la maternidad?

Los meses siguientes luché con la idea de que había "perdido mi toque". Quiero decir, apenas podía salir por la puerta sin sentir ansiedad, sentía válido que estuviera cuestionando mi lugar en el ministerio. No fue hasta que una amiga y mentor mía hizo un comentario despreocupado que cambió mi perspectiva.

“¡Una madre es perfecta para el trabajo! Los niños pequeños se sentirán más cómodos y estarán más abiertos desde que tengan un bebé ”, dijo.

Este fue un soplo de aire fresco. Estaba tan concentrada en los cambios negativos como no tener tiempo, el llanto del bebé y el agotamiento que no reconocí el cambio positivo que la maternidad trajo al ministerio. Ser madre (incluso con un bebé a mi lado) podría abrir la puerta a una relación más cómoda y natural con los alumnos de la escuela dominical.

Creo que Dios nos ha confiado a las mamás la capacidad de ser más empáticas, solidarias y afectuosas con quienes nos rodean, también conocido como el toque maternal. Me refiero a ese profundo deseo de cuidar, proteger y nutrir a nuestros pequeños. Podemos dejar que esta maravillosa emoción se desborde y enriquezca nuestro día a día. Como señaló mi amiga, hay algo en la presencia de una mujer con un bebé que invita a otros a acercarse.

Uno de los mejores ejemplos de cómo ser un testigo en nuestro día a día es el personaje de la Mujer Virtuosa que se encuentra en Proverbios. Los versos hablan de cómo es trabajadora, comerciante, artesana y más. No es hasta el final del capítulo que se revela que es mamá, pero todos los versos son indicios de su toque maternal. Parece que donde sea que va está "vestida de fuerza y ​​dignidad, y se ríe sin miedo al futuro. Cuando habla, sus palabras son sabias y da instrucciones con amabilidad”. (Proverbios 31: 25-26)

Quizá estás pensando, "Oh, no puedo hacer tanto como ella y mantener la cabeza en alto". Tienes razón, ¡yo tampoco creo que yo pueda hacerlo! Afortunadamente, no tenemos que enfrentar todo solas, el punto es dejar que Dios nos use donde estamos.

Si tu historia se parece en algo a la mía, anímate mamá, no has perdido tu toque. Así como Dios equipó a la mujer de Proverbios 31 a través de todo lo que hizo, Él te equipará a ti. No importa que la casa no esté limpia, que la ropa esté a medio hacer o que no hayas tenido tiempo de prepararte adecuadamente. Simplemente muestra las cualidades que la maternidad tiene para ofrecer y esto brindará oportunidades para un hermoso e impactante día de ministerio.